Fecha: 12 de abril, 2018 - 4:15 am

Cuidando niñas, denunciando al abusador


El caso que se conoció en la Banda de Shilcayo, donde luego de las investigaciones que determinó que tres niñas han sido afectadas por tocamientos indebidos por parte de su padrastro ha causado indignación, pues son casos que se conocen a diario, pero lo peor de todo es que la madre cree en la inocencia del agresor a pesar de los resultados de las pericias judiciales.

Según estadísticas del Programa de Investigaciones Criminológicas y Análisis Prospectivo, del Ministerio Público, del 2013 al 2017, 76% de personas agraviadas por violación sexual son menores de edad.

El preocupante diagnóstico, además de demostrar la poca protección a los niños y adolescentes de nuestro país, refleja que este execrable delito tiene como 100% de imputados a un hombre.

De acuerdo a estas estadísticas el 78 por ciento conocía al imputado, que son familiares, conocidos o de la propia pareja.

El año 2017, se registraron 25 mil 68 denuncias de abuso sexual, de los cuales el 76% de las víctimas eran menores de edad, según el Observatorio de Criminalidad del Ministerio Público. Cifras representan un incremento de 8.1% respecto al año anterior.

Si bien es cierto, en el caso de las niñas agraviadas en la Banda de Shilcayo no son violaciones, pero los tocamientos indebidos, muchas veces desencadenan en una violación.

La actuación inmediata de las autoridades ha sido fundamental para detener al agresor, lo preocupante es que la madre no quiera ver la realidad de las cosas. Hay que poner énfasis a este tema, que se acabe el temor y denunciemos al agresor, mañana puede ser muy tarde.