Fecha: 13 de marzo, 2018 - 3:30 am

Empresa Don Pollo considera un chantaje no dejarles trabajar


BLOQUEO DE CARRETERA ALTURA DE CALZADA (FOTO ARCHIVO)

Tarapoto. En conferencia de prensa, realizada en el auditorio de la Cámara de Comercio y Producción de San Martín, Tarapoto, el propietario y el gerente de la empresa Don Pollo, mostraron su preocupación por la huelga de los productores maiceros en San Martín, que consideraron como válida por las exigencias que tiene.

Por parte de la Cámara de Comercio, el vicepresidente Carlo López, indicó que como sanmartinenses, no podemos estar golpeándonos y acusando de que una u otra empresa hace mal, el problema es de mercado y hay responsables de la situación como es el gobierno central. Pidió no personalizar el tema con una sola empresa.

Carlos Roldán, gerente de la empresa Don Pollo, dijo que el gran problema es la cadena de comercialización del maíz que no reconoce el valor del agricultor en su producción.

Dijo que lo que paga Don Pollo es lo que cuesta el maíz en el mercado, puesto en el almacén, pero que no son los agricultores quienes venden directamente su producto, sino los intermediarios que son acopiadores y mayoristas.

Manifestó que la solución de la huelga no está en manos del empresariado primario, pero que deben trabajar con los agricultores y diferentes estamentos del gobierno, para buscar una solución integral y de largo plazo.

Por su parte Miguel Santillán, indicó que uno de los grandes problemas en San Martín es que los agriocultores les piden comprar su producción y lo que requieren en dos campañas, pero que es imposible porque no tiene la disponibilidad de almacenes para guardar la producción y perjudicaría la calidad, entendiendo el clima en el que vivimos.

Según Santillán, el presidente de los productores de maíz, Víctor Paredes, no es agricultor sino intermediario, no siembra ni una hectárea y es a él a quien le compran la producción.

Pidió a los agricultores en huelga que dejen de pasar a sus camiones porque sus pollos no tienen qué comer y están entrando a una etapa de canivalismo.

De acuerdo a sus proyecciones solo podrían seguir abasteciendo de 3 a 4 días con pollo, a los mercados de la ciudad. (Silvia Quevedo)