sábado, enero 22, 2022
spot_img

El abismo de la oscuridad

Por Ricardo Quevedo

“No van a descubrir nada”. Es la expresión del señor Aurelio Pastor, en torno a las investigaciones sobre los presuntos actos de corrupción en su periodo de Ministro de Justicia en el gobierno del partido aprista que fuera responsable de varias situaciones ilícitas como los llamados indultos a comprometidos personajes del narcotráfico, además del abuso del cargo para supuestas influencias que el órgano judicial y de la comisión de investigación del Congreso viene entrando a procesos para determinar su grado de responsabilidad.
Mientras tanto el “no van a descubrir nada”, el futuro lo dirá, a no ser que tengan comprado a todo un aparato judicial, como fue en el fujimorismo. Que sería lamentable.
El narcotráfico a carcomido la honra de muchas personas, incluyendo a autoridades que se supone son las que velan por la seguridad y bienestar social de las personas. Hay gobiernos que cayeron en las garras del narcotráfico. Estos usan tentáculos por debajo de la manga con paquetes de varios millones de soles que destinan a las cuentas de algunos políticos mafiosos (aunque muchos utilizan a testaferros) para que éstos luchen con beneficios jurídicos a personajes implicados en los escándalos del sucio negocio.
Nada lejos estaría de estos hechos delictivos para que un Estado se convierta en un narco-Estado, como México, donde la vida social y colectiva está totalmente fuera de todo control y seguridad. Donde la muerte es el pan diario de todos los días; donde cabezas humanas inclementemente se muestran colgadas desde elevados postes de las calles. El jefe de Estado de este tipo de país inmerso en la mafia del narcotráfico, gobierna ya no para un país estructuralmente normal, sino para las élites de esta mafia, que de alguna manera también se halla en un callejón sin salida, porque de la forma como actúa con políticas frágiles y con normas y leyes que demandan cierta complacencia a favor de este grupo organizado, le irá bien personalmente a él en su gobierno, de lo contrario, él y su familia, se verán comprometidas a fuertes amenazas y quizá si son renuentes, a ser liquidados sin misericordia de esta estúpida vida política.
El ex jefe de Estado, señor Alan García, está a puertas de ser visto como uno de los ex presidentes de esta zona del continente, implicado en estos tipos de escándalos comprometidos con la complacencia al narcotráfico con los jugosos narco-indultos y que su ex ministro de justicia que afirma que no van a descubrir nada, también como responsable de la cartera del Ministerio de Justicia de aquel entonces, se verán en la obligación moral y legal de rendir cuentas al poder judicial.
La Mega-Comisión ya lanzó el primer informe pre liminar, y que lógicamente apristas de tradición como el señor de El Castillo, que él, su jefe de Estado y el mismo Aurelio Pastor nunca van a aceptar de lo comprometido en casos ilícitos que estuvo metido el gobierno aprista y que de esto también hicieron tradición.
En el Departamento de San Martín buscan crear una cortina de humo para que de repente vuelvan la mirada de los votos en un Aurelio Pastor por ejemplo, si acaso ganaría las elecciones internas en su partido, y todo pareciera indicar que lo ganaría, no sólo por las filudas armas de su verborrea a igual que de su jefe Alan, tan campeones hablando y argumentando, pero tan cínicos de no aceptar realidades cargadas de injusticia que ellos mismos lo generaron mientras eran gobierno.
Estos últimos tiempos la justicia del país debe hilar muy fino para que sean ventilados casos de corrupción no sólo de Alan García, en la lista también está Toledo, y todo indica que Humala debe ser un buen candidato para que forme parte de esta lista de investigados a futuro.
Pues Ollanta Humala, ya no es el “santo de la devoción”, como se hizo aparecer en un principio. Pero tan seductivo es el poder, cuando llegan a este más alto nivel de los privilegios como personaje público, que ya les importa un comino su triste y tal vez mendigante pasado, que lo recuerdan sólo como una mera evocación hipócrita, pero jamás como una referencia ejemplar.
Fujimori, viene cosechando sus tristes y terribles ilícitos, aunque en prisión dorada. Si la justicia es transparente aquí en el país, a García y a Toledo, les espera lo mismo. Eso si a los magistrados no les tiembla la mano para investigar a fondo y a la hora de las sentencias, y si los jueces son leales con la dignidad de los peruanos, para que de una vez quede precedente, que los que estuvieron en el pináculo del poder, se den cuenta que no es eterno, y que jamás debe hacerse abuso del poder… tarde que temprano puede derrumbarse como un frágil castillo de naipes, hacia el abismo de la oscuridad y de la pérdida de la libertad.

 

Artículos relacionados

Mantente conectado

3SeguidoresSeguir
1,750SeguidoresSeguir
- Advertisement -spot_img

últimos artículos