Fecha: 17 de marzo, 2017 - 5:40 am

Desastres naturales y sabiduría de vida

vocesdelacultura

La gran “avalancha” de sucesos meteorológicos que se suceden en estos últimos días en muchas ciudades del Perú tales como desbordes de ríos y quebradas dejando miles de damnificados nos lleva a reflexionar ¡ay! una vez más, sobre la urgente necesidad del SABER indispensable para solucionar las causas primigenias de estos desastres así como de reconocer el supremo trabajo de quienes se dedican al progreso en el estado mental y sabiduría de la humanidad para que mejore su calidad de vida por medio de la PRUDENCIA, alejándose así, de las calamidades causadas por la violación de las leyes naturales en que tanto incurrimos. Por ello también, dedicamos hoy este artículo a nuestro querido Maestro el Venerable Sat Arhat Lic. José Miguel Esborronda Andrade en homenaje por un aniversario más de su natalicio (nació el 16 de marzo de 1960 en Cádiz- España) por ser uno de esos grandes SERES que hoy dan todas las fuerzas de su vida integral (física, mental, emocional y espiritual) para contrarrestar y amortiguar los males que afligen a la humanidad gracias a su dinamismo trascendental en todos los planos (ver: www.magnanet.org).
Respecto a los desastres naturales, vemos que en el mundo van siendo cada año más fuertes y con mayor cantidad de pérdidas materiales y humanas como es el caso de los grandes huracanes, terremotos, incendios forestales, sequías, maremotos, inundaciones, avalanchas de lodo y piedras etc. haciéndonos constatar una vez más que la humanidad es muy lenta en aprender cambiando hábitos mentales y de vida hondamente arraigados.
A este respecto ya se refería el Maestre Dr. David Juan Ferriz Olivares en 1991 cuando señalaba los muchos aprendizajes que debe asumir la humanidad entera:

“Además, muchos aprendizajes debe aceptar la humanidad, comenzando por aprender a regular:
a) las industrias que originan la contaminación, aumentan los daños a la capa de ozono de la zona E de la ionosfera entre 80 y 200 kilómetros de altura, que nos protege de los rayos ultravioleta que originan cáncer. Daños ocasionados por gases como los de la refrigeración que deben ser sustituidos b) la retención de los rayos ultravioleta por parte del gas butano que emana de un tratamiento al petróleo y que aumenta la existencia de los virus retro, la temperatura y sus efectos en el planeta, c) la basura tóxica e irreversible a la naturaleza, que incluye los plásticos y los desperdicios del tratamiento al aluminio, d) la desertización originada por la tala incontrolada de bosques tanto por parte de las industrias madereras como por las costumbres y falta de educación y control de los aborígenes de algunas partes de América, Europa, Africa, Asia y Oceanía,”
A este respecto de la TALA INCONTROLADA podemos agregar que también es originada o reforzada por la ganadería que comete el gran crimen ecológico de ingresar millones de cabeza de ganado en las selvas de todo el mundo, EN GRAN PARTE POR CULPA DE LOS CONSUMIDORES DE PRODUCTOS DERIVADOS DE LA GANADERÍA (LECHE, CARNES, ETC.) QUE NO SON NECESARIOS (PEOR AÚN: SON NEFASTOS GENERADORES DE MÚLTIPLES ENFERMEDADES Y DOLENCIAS) EN LA VIDA, LA SALUD Y EL DESARROLLO DE LAS PERSONAS.
Continúa el Autor:

“e) el problema de la sustitución de las industrias que destruyen o contaminan la naturaleza por la cesantía de los millones de obreros que trabajan en ellas, dándoles educación para trabajar en nuevas industrias no polucionantes u obligar a las industrias contaminantes que cambien o sustituyan sus productos a muy corto plazo, f) las difíciles consecuencias de la enorme explosión demográfica que desestabiliza la economía, aumenta constantemente la necesidad del drenaje de las cloacas de las ciudades, exige cada vez mayor agua potable, determina el crecimiento constante de las ciudades y origina la miseria en gran parte del mundo, g) la distribución real de los alimentos donde se tira anualmente tanta fruta en Europa y en América para que no bajen los precios, mientras mueren en Africa y Asia millares de niños porque no hay la distribución altruista y equilibrada de los excedentes de alimentos por parte de los gobiernos que pueden hacerlo, h) la corrupción administrativa y gubernamental que hace que sean los gobernantes y empleados de los gobiernos los que se queden con las grandes ayudas o préstamos que facilitan los países desarrollados para beneficio de todos, gravitando después una gran deuda externa que a todos perjudica, i) los desmedidos presupuestos de guerra que predominan en todos los presupuestos de las naciones, a excepción de Costa Rica que constitucionalmente no tiene ejército, descuidando otras grandes necesidades.”
Más adelante señala la gran maldad del armamentismo:

“En el año 83 se gastaron en el mundo entre 750 y 800 mil millones de dólares en armamento, y mientras tanto morían de hambre miles de niños y surgían desastres humanos ante la imposibilidad de ofrecer educación, salud, trabajo, vivienda y calidad de vida al Tercer Mundo.”

Y concluye coronando al SABER como solución de fondo: “Cuánto saber se necesita e indudablemente el imperativo cósmico influirá más y más para una actitud más coherente y pertinente del género humano y que los ejércitos sean convertidos en fuerza de supervivencia, de paz y de regeneración de las condiciones del planeta, en fuerzas de vigilancia de la supervivencia de la humanidad y de conservación de las condiciones de la naturaleza y en cuerpos de lucha frente al aniquilamiento de la naturaleza.”