Fecha: 17 de febrero, 2017 - 6:05 am

Los doce años de la Casa de la Cultura

vocesdelacultura

DOCE (…) es el constituyente de la palabra “Aour” (palabra hebrea que significa “Luz”). El doce se emplea a menudo en la mitología antigua para manifestar un ciclo terminado, pero animando la actividad. Caracteriza la octava letra: “Heth” que efectua el regreso dialectico necesario, situando el obstáculo delante del esfuerzo, la fatiga unida a la existencia…Expresa las ideas de equilibrio y antagonismo al mismo tiempo. Es la letra (…) ofrece la imagen de una especie de equilibrio, de idea de esfuerzo, de trabajo y de acción. Esta letra esta designada en “Ehad” muy simbolicamente. Ehad (Aleph-Heth-Daleth), que significa textualmente “uno”, indica la unión perfecta, la fusión de lo que está arriba y de lo que está aquí abajo. En el Zohar (…) está escrito: Escucha Israel, Jehovah Elohenou (nuestro Dios), Jehovah es Ehad (Uno)…Como el valor ordinario de la palabra Ehad es 13, es pues el equivalente de Ahaba que significa Amor. Así UNO y AMOR son idénticos (…)”

Estas grandes verdades del misterio de los números, expresadas en la milenaria tradición Hebraica y actualizadas para la Gran Tradición Iniciática de estos tiempos en la Obra de los Maestres Dr. Serge Raynaud de la Ferrière y Dr. David Juan Ferriz Olivares, nos permiten acceder a profundas reflexiones acerca de lo que han significado estos DOCE años en Tarapoto de la “CASA de la CULTURA Dr. DAVID JUAN FERRIZ OLIVARES”
Y es que ahora –al hacer un resumen de lo vivido gracias al acercamiento del pasado- podemos tener más clara una idea para este año DOCE en que manifestamos un magno CICLO TERMINADO, un ciclo de LUZ (Saber)…pero que a la vez –por antagonismo- no lo asumimos como un final SINO que “animando a la actividad” nuestra alma y espíritu iniciamos un “regreso dialéctico necesario” para comenzar un nuevo CICLO en la octava superior de esta espiral de tesis, antítesis, síntesis y matesis (síntesis viviente) en el desarrollo cultural para nuestra “Ciudad de las Palmeras”, Tarapoto.

Y es que -pese a los infinitos “obstáculos delante de los esfuerzos, fatigas” y pruebas de esta existencia trascendental que implica cumplir la Misión de llevar adelante esta noble institución cultural- encontramos el equilibrio en nuestra Vida y Pensamiento con la claridad de nuestro Ideal y razón de SER, otorgada por Dios (el Ser Absoluto que está más allá de cualquier dogma o creencia). Encontramos pues, el Camino, la Verdad y la Vida en el sentido más Crístico de estas sublimes palabras, la unión con el Principio de Arriba por el Amor comprensivo (“Jñana para la Bakti”) de esos Ideales Superiores que son: la Reeducación de la Humanidad y la Perpetuación de la Gran Tradición Iniciática (ver: www.magnanet.org).

Así, contemplando estos DOCE años comprendemos el gran vacío que ha cubierto nuestra noble institución, largamente esperada por los moradores de la “ciudad de las palmeras” quienes deseaban un espacio de formación adecuada en la verdadera y viviente cultura universal (arte, ciencia, filosofía, didáctica). En otras palabras esta CASA de la CULTURA es una verdadera PUERTA al mundo, puerta tan necesaria para trascender la educación limitada a los parámetros locales.

Los primeros Conciertos de Piano en la historia de Tarapoto y Moyobamba, las primeras presentaciones (nacional e internacional) de alumnos de piano formados total e íntegramente aquí; cientos de conferencias gratuitas, cursos permanentes de Gimnasia Yoga, arte integral (desde los tres años de edad), oratoria y desarrollo personal, canto, dibujo y pintura, cocina vegetariana, servicio de biblioteca, exposiciones, presentaciones de libros, son algunos de los servicios y logros trascendentales que hemos conquistado y que venimos conquistando día a día con el tesón, labor desinteresada y visión de vida (cultura) de sus miembros directivos, participantes, colaboradores, profesores; todos VOLUNTARIOS a quienes siempre agradecemos.
En primer lugar, agradecemos la indispensable Guía viviente de nuestros queridos Maestros Venerables Sat Arhats Contadora María Nilda Cerf Arbulú y Licenciado en Matemáticas José Miguel Esborronda Andrade quienes también autorizaron el surgimiento de esta sede en Tarapoto (y después en todo el mundo).

Asimismo, el agradecimiento a la profesora Joy Gonzaga Noriega, noble mujer Sanmartinense (de San José de Sisa) quien pudiendo haber ido a Europa prefirió “hacer patria” con su amplia experiencia profesional y personal en esta institución, contribuyendo así, al desarrollo de esta región. Agradecemos también a nuestros miembros directivos: Adm. Hilda Zamora, Prof. Francis Lozano, Prof. Patrick Valera, Agr. Mauro Olórtegui, Prof. Diana Haro, y a todas las instituciones y personas que apoyan y han apoyado el desarrollo de nuestras actividades, destacando este gran Diario VOCES con el gran periodista Julio Quevedo Chávez y toda su digna familia.

Agradecemos finalmente a los padres de familia y alumnos por su buena voluntad de querer formarse con los métodos de vanguardia y calidad mundial con los que nuestra institución sabe formar desde hace más de sesenta años en todo el mundo. Por nuestra parte, renovamos en este nuevo año nuestras fuerzas, impulso y gratitud al pueblo Sanmartinense para continuar creciendo por el beneficio de nuestra sociedad contribuyendo a formar un mundo mejor y más sabio.

Como escribía el Maestre Dr. Serge Raynaud de la Ferrière: “El dinamismo Trascendental del Servicio Impersonal siempre es recompensado por los hombres, porque ellos ven la sinceridad, y ésta es la mejor prueba de nuestra obra, que se realiza en nombre de la correcta comprensión por un mundo unido de Sabiduría, con la Divina Bendición.”